Para adquirir un móvil, considera que vas a comprar un producto que debe durar, al menos, un año o dos. La primera gran decisión será optar por Android o por iOS, para lo cual puedes revisar este artículo. Una vez tengamos claro el sistema operativo, ten en cuenta lo que nos ofrece cada dispositivo y nuestras necesidades.

Antes de nada, plantéate tu presupuesto. Existen móviles de gama baja o media, de entre 15 y 400€. Si te interesa destacarte y tener la última tendencia, opta por una gama más alta (el techo lo pones tú). Además, estos teléfonos dispondrán de las tecnologías más avanzadas y mejores calidades del mercado.

Al adquirir un móvil, fíjate en esto

Las funciones básicas que cualquier teléfono realiza bien son: llamar, navegar por internet y usar redes sociales. Invirtiendo un poco más, se pueden conseguir buenas cámaras de fotos por menos de 300€. Algo más si te interesa que los juegos funcionen estupendamente. Y si lo que quieres es jugar en otra liga de calidad, prepara más de 500€.

Si dudas entre varios teléfonos de precios semejantes, opta por alguno que tenga carga rápida. Y si también dispone de carga inalámbrica, mucho mejor. La carga rápida es uno de los adelantos más útiles para todo tipo de usuarios. En muy poco tiempo puedes tener usable un móvil que estaba sin batería. Y si además no necesitas un cable para ello, imagina la comodidad que supone para ti.

Aunque suene muy bien decir que tu teléfono dispone de cuatro cámaras, no dejes que eso te ciegue. La calidad de las fotografías no depende del número de cámaras. Como consejo, no gastes más dinero en un móvil solo porque tenga cuatro cámaras. Igual puedes invertir ese dinero en un curso de fotografía, que te servirá para siempre.

En cuanto a memoria RAM o memoria interna, a partir de 2GB y 16GB respectivamente, son las aconsejables. Si puedes evitar memorias inferiores, mejor.

La tendencia en cuanto a la proporción de pantallas actual es la 18:9. Parece que es la que mejor aprovecha el frontal de los móviles. Estas pantallas son más estrechas y manejables.

Para terminar, apúntate estos tips. Comprueba que el WiFi sea de banda dual. Asegúrate de que disponga de bluetooth 5.0. Fíjate que disponga de puerto minijack para los auriculares. En su defecto, al menos sé consciente de lo que supone no tenerlo (necesidad de adaptador o auriculares inalámbricos).

//]]>