comercio electrónico en España - e-commerce grows in Spain
Crece el comercio electrónico en España
20 de enero de 2019
imagen Mobile World Congress
Mobile World Congress 2019
11 de febrero de 2019
Mostrar todo

Aplicaciones locas para gente aburrida

Cuando decimos aplicaciones locas nos referimos a las que no entendemos de su existencia. Ya sabemos que prácticamente todo lo que se nos ocurra tiene una aplicación. Aunque eso no significa que sean útiles. Con esta temática podríamos hacer una serie interminable, pero vamos a centrarnos en las que más nos han llamado la atención.

En otros artículos hemos hablado de aplicaciones útiles para docentes o de APPs para Halloween. Hoy traemos algunas aplicaciones locas, que vienen muy bien en tiempos muertos para acabar con el aburrimiento. Lógicamente, ahora vamos a dejar de lado el pragmatismo para centrarnos en el ocio.

Si te aburres, mira estas aplicaciones locas

Lighter free. Comenzamos con una aplicación que demuestra que desde hace tiempo podemos conseguir APPs absurdas. Tener un mechero es útil. Que el mechero solo sea una imagen en el móvil, no. Sobre todo existiendo linternas, que son mucho más luminosas. Siendo un poco más benévolos, podemos sacarle una única utilidad: que en los conciertos la gente saque sus mecheros sin peligro a quemar a quien tiene a su lado.

Hold the button. ¿Hay alguna competición más ridícula que comprobar quién aguanta más tiempo pulsando un botón? Gracias a esta aplicación puedes medir tu grado de aburrimiento con respecto a otras personas en el mundo.

Coin flip. Si, vale, muy útil si quieres sortear a cara o cruz y no llevas una moneda encima. ¿Es algo muy habitual en tu vida? Seguramente si arbitras en algún deporte, puedes hacer estos sorteos al inicio de cada partido. Pero ¿de verdad te merece la pena usar una aplicación solo para esto?

The Most Expensive App. Para finalizar, esta aplicación no la recomendamos. La dejamos aquí solo como curiosidad extrema de lo absurdo. Una aplicación que cuesta 349,99€ y no sirve absolutamente para nada. Lo único que hace es mostrarte un diamante. Simplemente para que puedas presumir de haberte gastado ese dinero sin ningún sentido.