Domótica ya no es una palabra nueva. Desde los años 70 existen sistemas automáticos para las instalaciones en las viviendas. Y en menos de 50 años, los avances tecnológicos han servido para concebir casas muy diferentes en determinados aspectos. La domótica implica una recogida de información y una acción como respuesta a esa información. Es decir, Ahora podemos disponer de mucha mayor comodidad, seguridad y control. A las casas con domótica implementada las llaman Smart houses o casas conectadas.

El abanico de lo que se puede conseguir a través de la domótica es enorme. Desde disponer simplemente de unas cámaras que puedas manipular desde tu teléfono móvil hasta tener un control absoluto de la vivienda. Todo es posible, es cuestión de plantearse qué se quiere conseguir y cuánto se va a invertir.

Uno de los elementos que más ha aportado a estos avances es la conexión WiFi. A través de ella, podemos realizar operaciones con distintos dispositivos sin necesidad de cables. Por otra parte, internet permite que se pueda tener un control y una capacidad de operación desde una gran distancia.

Facilidades que da la domótica

Programación y zonificación de la climatización. No es necesario llegar a casa para que ésta vaya adquiriendo la temperatura de confort que requieras. Además, dependiendo de la orientación de la vivienda y de la propia estancia, cada habitación tiene su propio comportamiento térmico. La zonificación permite un tratamiento distinto por cada zona, por lo que se consigue un sistema más eficiente.

Control de iluminación y de electrodomésticos. Diferente inclinación de las persianas dependiendo de la posición del sol. Apertura de ventanas, puesta en marcha de distintos electrodomésticos… Esto se puede vincular a una estación meteorológica que avise de vientos o lluvias.

Sistema de vigilancia. Poder acceder a las distintas cámaras o grabaciones en cualquier momento y desde cualquier sitio son algunos de los beneficios. Además de por motivos de seguridad, también se puede usar para comprobar que nuestra mascota se encuentra bien.

Detección de humos, calor o fugas. En este sistema también se pueden vincular otras instalaciones, de manera que se detecten fugas de agua o de gas. Y si, desafortunadamente, está comenzando un incendio, también hay sensores de calor o detectores de humo que pueden dar el aviso.

Como puedes comprobar, las posibilidades de la domótica son infinitas, ¿te animas?

//]]>