imagen impuesto IGIC canario
Presentación del I.G.I.C. más simplificada
8 de agosto de 2018
imagen LiFi luz led
LiFi intenta sustituir a WiFi
28 de agosto de 2018
Mostrar todo

Sácale más partido a la batería de tu móvil

batería de móvil cargando

La batería de tu móvil se agota pronto. A veces, demasiado. Al utilizar este dispositivo para tantas aplicaciones, se favorece que su energía se consuma más rápidamente. Por eso está bien que tengamos diferentes opciones y fórmulas para aprovechar al máximo la batería.

Consideraciones previas de las actuales baterías

Ya no se produce el efecto memoria en las baterías actuales. Esto significa que ya no tenemos que esperar la descarga completa para empezar a cargar. Antes ocurría en las de níquel cadmio (NiCd), pero ahora con las de iones de Litio (Li-Ion) se acabó. Lo que sí hay que tener en cuenta es no dejar que se descargue demasiado (sobre el 20% está bien).

Tener el móvil cargado y enchufado no debería perjudicar a la batería. Los teléfonos actuales detectan si la carga se ha completado. De todas formas, cuanto más tiempo permanezca el móvil enchufado sin que sea necesario, más posibilidades hay de que no ocurra ningún daño accidental.

La batería no se degrada por la cantidad de veces que se carga. Si lo hace con el tiempo de utilización.

Aunque prolonga el tiempo de carga, utilizar el móvil mientras está enchufado no perjudica a la batería.

La carga a través de un ordenador u otro dispositivo que no sea directamente la red eléctrica es más larga. Al tratarse de puertos USB con menor potencia que los cargadores, aumenta el tiempo de carga.

Opciones para prolongar la vida de la batería

– Opciones de configuración. Algunas de las acciones que prolongan la duración de la batería son: Bajar la intensidad del brillo de la pantalla; Reducir las notificaciones y las actualizaciones de las diferentes aplicaciones; Desactivar la ubicación (GPS).

– Mantenimiento. Como hemos indicado antes, cargar la batería cuando se encuentre sobre el 20% de su energía, no agotarla.

– Aplicaciones. Cerrar las aplicaciones que no se encuentren en uso. Cuando están en segundo plano, también consumen. Por ello es recomendable cerrarlas y no malgastar la energía de tu teléfono.

– Conexiones. Cuando sea posible, desconectar las distintas conexiones (3G, 4G, Bluetooth o Wifi). Todas suponen un alto consumo de energía.

Finalmente, siempre hay otras opciones fuera de tu teléfono. Llevar un cargador, otra batería del mismo modelo de teléfono o una powerbank (carga externa sin red). Aunque no siempre es fácil y económico disponer de alguna de estas posibilidades.