Los asistentes del hogar informáticos cada vez ocupan un mayor espacio en nuestras vidas. Hace poco hablábamos de domótica, algo que pocos años atrás solo aparecía en películas futuristas. Esta vez nos centramos en los sistemas informáticos que gestionan la completa asistencia de la vivienda.

Si hay un rasgo que definan a estos asistentes es la inteligencia artificial. Es decir, su capacidad de aprendizaje permanente. Con estos sistemas se puede realizar una infinidad de funciones. Hacer una llamada mientras hacemos otra actividad. Que nos informen del tiempo o de las noticias más destacadas. Controlar la temperatura o la iluminación de las estancias de la casa. Saber qué tienes programado en tu agenda diaria. Incluso realizar compras de regalos o de productos de consumo diario. Y si le pones un poco de imaginación, seguro que se te ocurren aplicaciones al día a día que no tardarán en aparecer en el mercado.

Las mayores empresas relacionadas con la tecnología ofrecen este servicio. Por supuesto, no podían faltar Google ni Amazon. Aunque no son las únicas compañías que trabajan los sistemas informáticos asistentes del hogar.

La activación por medio de la voz de determinados servicios parece que va a acabar (o al menos disminuir enormemente) en pocos años con la activación manual de las aplicaciones del hogar.
Es posible que confundas al software asistente del hogar con el dispositivo. Por eso, en el listado que mostraremos a continuación distinguimos ambos elementos. Así, se entiende que el asistente podría encontrarse también en alguna web, sistema operativo o en un electrodoméstico concreto. Mientras que el aparato físico es el elemento de conexión entre nosotros y dicho software.

Principales asistentes del hogar

En esta lista indicamos, en este orden, el asistente (software), la compañía y un dispositivo de interacción de las mayores empresas que trabajan estos productos:

Assistant. Google. Google Home.
Siri. Apple. HomePod
Alexa. Amazon. Echo.
Cortana. Microsoft. Invoke.
Bixby. Samsung. Galaxy Home.

Nos aventuramos a pensar que en una siguiente fase los diferentes asistentes tiendan a concentrarse en un único dispositivo. O que se creen dos grandes equipos con servicios similares.

//]]>